El baile de la Victoria

“Es un cisne que ha ocultado su cabeza en el agua”.

Incapaz de articular una palabra desde que el régimen de Pinochet le arrebatara a sus padres cuando sólo era una niña, Victoria padece una situación de incomunicación que la mantiene aislada de su entorno y desconectada de sí misma. Sin formación, asolada por miedos pasados, sembrada por dudas futuras, Victoria se refugia en el baile, único lenguaje que conoce y domina, único medio de proyección que la mantiene visible al mundo.

322M9951_MIRANDA

Pero su vida cambia desde que irrumpen en ella Nicolás Vergara, un hombre maduro recién salido de la cárcel que ha visto frustradas sus esperanzas de recuperar su vida anterior, y, sobre todo, Ángel Santiago, un joven lleno de vigor y de ilusión que vive al margen de la ley. La soledad y el desarraigo como nexo de unión, esta familia atípica comprende un conjunto de lazos que progresivamente se van estrechando. Nicolás es diligente y prudente, Ángel es despierto y jovial, y Victoria es apasionada, es débil y sensible a las dificultades. Cada uno aporta y recibe del otro, creándose una necesaria reciprocidad.

4ac1eb09ef9ac4.35581561

Victoria, prodigiosa, pero frágil, va a ir saliendo paulatinamente de la incomunicación gracias a la ayuda de Ángel que, a horcajadas de su caballo birlado, cabalga junto a ella, enseñándole el mundo. En esta línea encontramos escenas memorables, como en la que aparece Victoria, emocionada hasta el paroxismo, adentrándose por primera vez en el agua del mar. O la escena en la que ambos aparecen cabalgando por en medio de la ciudad, entre la multitud y el gentío. Es importante apreciar en esta escena el simbolismo encerrado en el hecho de que Ángel se desplace a caballo, y no a pie como el resto de las personas a su alrededor. Me sugiere que avanza por la vida haciendo lo que no se espera de él, infringiendo las leyes, así como las normas sociales, en particular por el hecho de acoger a quien se queda descolgado en el camino, una conducta proscrita por el egocentrismo de la era contemporánea.

0731

El punto álgido llega con la demostración de ballet organizada clandestinamente por Ángel y Nicolás en el Teatro Municipal. Victoria, a través de una prodigiosa representación, en la que vuelca toda su pasión y su energía, por fin se comunica, por fin habla, al haberse forzado al jurado a escucharla. Sugiere esto que quizá no había hablado nunca antes porque nadie había querido escucharla.

El arte y el talento son su herramienta para contar todo lo que lleva dentro, todas las emociones y sentimientos almacenados, todas las experiencias y recuerdos atesorados, todas las inquietudes, dudas y miedos reprimidos.

Victoria no es una rata; es un cisne que ha ocultado su cabeza en el agua.

el-baile-de-la-victoria-009

La última parte de la cinta, en la que tiene lugar el robo, encierra un alegato contra la injusticia social y a favor de la libertad. Así, Ángel y Nicolás actúan al margen de la ley, pero contra otros que también lo hacen, aunque sea de forma más velada. Lejos de querer enriquecerse, a diferencia de quienes ostentan el poder económico más corrupto y peligroso, nuestra familia busca únicamente reunir los medios necesarios para poder separarse de esa sociedad enferma que les rechaza y de la que no quieren formar parte, esa sociedad caótica que les envuelve en el juego de la venganza, el odio, la sangre y el poder. Tal y como refleja la escena en que Nicolás accede a la estancia en la que se encuentra el dinero, prefiriendo esperar y contemplar el cuadro de las montañas antes que precipitarse al robo, su ilusión es alcanzar las alturas, huir de la civilización, fundirse en los milagros de la naturaleza, escapar allí donde poder volar en libertad, como el cóndor. Lo paradójico es que quien más ilusión demuestra a lo largo de toda la historia por disfrutar de esa libertad real y auténtica, quien más la merece por acercársela a los demás es precisamente quien no va a poder tenerla nunca más.

El mundo no está hecho a medida de la justicia, y frecuentemente pierden las alas quienes más ganas tienen de volar.

el-baile-de-la-victoria-005

Anuncios

2 comentarios en “El baile de la Victoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s